Tratamientos faciales en Neuquén

¡Piel sana, reflejo de una vida plena!

Todos nuestros procedimientos son seguros porque contamos con un equipo interdisciplinario de profesionales que trabaja bajo estrictas normas de bioseguridad y calidad. En In Life Spa cuidamos de tu salud y belleza y te asesoramos en todo lo referente a tratamientos faciales. A continuación detallamos algunos padecimientos que se pueden presentar en la piel.

Acné

El acné afecta al 80% de la población en algún momento de su vida. Es una enfermedad de tipo inflamatoria, ocasionada por la obstrucción de los poros de la epidermis debido a que las glándulas sebáceas presentan un aumento notorio de secreción de sebo en la piel, impidiendo la oxigenación que necesita. El daño que este proceso ocasiona es evidente, haciendo que nuestro rostro presente zonas con infecciones, brillo externo debido al exceso de grasa, células muertas, ardor y secreción contínua. En In Life Spa realizamos sobre la zona de la piel afectada una limpieza profunda, extrayendo aquellas células muertas y el resto de gracitud cutánea, descongestionándola y liberando los poros obstruidos, a la vez que usamos diferentes productos elegidos según el tipo de piel y el grado de acné que se presente, con la intención de detener la secreción sebácea y mantiener la humedad que la piel requiere.

El paso del acné por nuestra piel deja notorias secuelas que pueden resultar desagradable e incómodas, son pequeñas cicatrices productos del proceso inflamatorio que desmejora el aspecto de nuestro rostro. La punta de diamante es uno de los únicos tratamientos efectivos que reducen en un alto porcentaje las secuelas del acné, puliendo la primera capa de piel con cristales de diamante limpiando y aspirando las células muerta,
logrando una profunda regeneración cutánea que sana aquellas zonas afectadas.

Rosácea


La rosácea es una enfermedad crónica que afecta la piel y a veces los ojos, los síntomas incluyen enrojecimiento, granos o espinillas y en etapas más avanzadas, el engrosamiento de la pie y que en la mayoría de los casos sólo afecta la cara.

¿Quién padece de rosácea?

La rosácea es más común entre:

  • Mujeres (sobre todo durante la menopausia).
  • Personas de piel blanca

¿Cuáles son los síntomas de la rosácea?

Cabe resaltar que esta alteración tiene muchos síntomas, por ejemplo:

  • Enrojecimiento frecuente de la cara (sonrojarse). La mayoría del enrojecimiento se encuentra en el centro de la cara (la frente, la nariz, las mejillas, y la barbilla). También se puede tener ardor y una leve hinchazón.
  • Líneas rojas delgadas debajo de la piel que aparecen cuando los vasos sanguíneos se agrandan. Esta área de la piel puede estar algo hinchada, tibia y enrojecida.
  • Enrojecimiento constante que aparece junto con granos en la piel. A veces, estos granos pueden tener pus (pústulas). Los granos duros en la piel pueden volverse dolorosos después de un tiempo.
  • Ojos y párpados inflamados.
  • Nariz hinchada. Algunas personas (mayormente los hombres) tienen la nariz roja, más grande y con chichones.
  • Piel engrosada. La piel de la frente, la barbilla, las mejillas y otras áreas se puede poner más dura debido a la rosácea.

¿Qué causa la rosácea?

Los médicos no conocen la causa exacta de la rosácea, algunos médicos piensan que ocurre cuando los vasos sanguíneos se expanden con demasiada facilidad, causando el sonrojo. Las personas que se ruborizan a menudo pueden estar más propensas a padecerla. También se cree que la predisposición a tener esta enfermedad es hereditaria.

Aunque no se ha investigado con profundidad, algunas personas dicen que los siguientes faacores pueden empeorar la rosácea:

  • Calor (incluyendo los baños de agua caliente).
  • Ejercicio intenso.
  • Luz solar.
  • Viento.
  • Temperaturas muy frías.
  • Comidas y bebidas calientes o picantes.
  • Alcohol.
  • Menopausia.
  • Estrés (tensión).
  • Uso de esteroides en la cara por mucho tiempo.

Las personas que tienen rosácea y granos pueden creer que los granos son causados por bacterias, pero nadie ha encontrado un vínculo directo entre la rosácea y las bacterias.

¿Puede curarse la rosácea?

No existe una cura para la rosácea, pero se puede tratar y controlar. Con el tiempo, la piel puede lucir mejor. Un dermatólogo (el médico que se especializa en las enfermedades de la piel) frecuentemente atiende a los pacientes con rosácea. Existen varios tratamientos para la rosácea

Hiperpigmentacion

Hablamos de hiperpigmentación como una alteración motivada por un exceso de formación de melanina, el pigmento natural que se encuentra en la piel, cabello y el iris de los ojos; su función principal en el ser humano es proporcionar protección contra el efecto dañino de los rayos ultravioleta (UV) de la luz solar en el núcleo celular. Es un filtro que absorbe la radiación solar. El nombre deriva de la palabra griega “melanos” que significa “oscuro”. Se encuentra en distintas concentraciones y colores, lo que provoca diferentes tonalidades de piel.

La melanogénesis es el proceso de síntesis de melanina, inicia a partir de un aminoácido esencial, la tirosina, que se transforma en melanina por la acción de la enzima tirosinasa.

La pigmentación está completamente relacionada con la cantidad de melanocitos epidérmicos y la activación de la tirosinasa por medio de los rayos UV del sol. La hiperpigmentación es la alteración de este proceso fisiológico, ya sea por la producción de demasiada melanina o por que se reparta de forma desigual en la piel. Esto se manifiesta mediante manchas de mayor o menor tamaño, más o menos oscuras, que se fijan en las zonas más descubiertas del cuerpo. Hay muchos tipos de hiperpigmentación pero los más comunes son:

Melasma: en este caso se trata de una disfunción de la síntesis de la melanina, normalmente debida a modificaciones hormonales femeninas, como embarazo o anticonceptivos, esta hiperpigmentación no se regulariza siempre automáticamente cuando se restablece la normalidad hormonal.

Léntigo solar: la forman pequeñas manchas de color pardo, mal llamadas manchas de vejez, aparecen en forma de pequeñas placas redondeadas en zonas sometidas permanentemente a la acción de los rayos UV del sol. De ahí la importancia de utilizar permanentemente una protección solar eficaz que tenga relación con el tipo de piel.

Antiage

Levantarse en la mañana y encontrarse una arruga más suele ser un dolor de cabeza tanto para las mujeres como para los hombres. Lo que muchos no saben es que se pueden combatir sin necesidad de someterse al temido y costoso bisturí.

Nadie puede evitar el paso del tiempo pero sí enfrentarlo con una mejor cara. Gracias al avance de la tecnología, el mercado dedicado a la estética ofrece gran variedad de tratamientos no invasivos que dan batalla contra las arrugas. Lo más común es que las consultas específicamente sobre tratamientos antiage comiencen a partir de los 40 años, aunque hay algunas pacientes precoces que después de los 30 ya empiezan a indagar para aplicarse botox y algunos rellenos.

Pero, ¿a qué edad se aconseja empezar a ocuparse de las arrugas? A partir de los 40 años está bien. Aunque no todos llegan igual a esa edad por su genética y el tipo de piel que tienen, todo depende de cuanto cuiden de su piel.

Se puede empezar más temprano con tratamientos menos invasivos como peelings, tratamientos hidratantes o máscaras antioxidantes. No son tan invasivos y resultan preventivos, no es lo mismo realizar procedimientos antiedad en pieles que ya tienen signos de sufrimiento por el exceso de sol, deshidratadas, o con manchas, que en las que no.

Como medidas preventivas a la aparición de arrugas es clave mantener una buena nutrición en la piel con cremas adecuadas y limpiándola en la noche para dejarla libre de impurezas.

Otro factor importante es cuidarse de la exposición solar, usando un protector y de no salir al contacto directo en horarios de excesiva radiación solar; es uno de los mejores preventivos para evitar el cáncer y el deterioro de la piel, porque el sol lo que hace es justamente acentuar el deterioro de la piel producido por el paso del tiempo y el estrés oxidativo.

Fotorejuvenecimiento


Es un tratamiento que acaba con las irregularidades o lesiones oscuras de la piel, a través de la luz pulsada, fuente lumínica de alta intensidad que actúa como bisturí inteligente, disminuyendo el tamaño del poro y la profundidad de las arrugas, así como generando nuevo colágeno y dando lugar a una mejora de la textura cutánea.

El paso del tiempo y la exposición crónica al sol provocan la aparición de manchas, áreas enrojecidas y descamativas en la piel. Además, se produce una atrofia cutánea que afecta a la epidermis, dermis y al tejido graso subcutáneo.

Toda esta atrofia de la piel y estas lesiones o irregularidades se pueden tratar independientemente, cada una de ellas con un procedimiento o método terapéutico determinado, o con un sistema que engloba y aborda todas las lesiones al mismo tiempo: el fotorejuvenecimiento mediante luz pulsada.

Este tratamiento es ideal cuando nos encontramos con pieles que presentan alteraciones pigmentarias por toda la cara, más conocido como lentiginosis. La luz pulsada es una fuente lumínica de alta intensidad que abarca un rango más o menos estrecho de colores que producen un efecto diferente en la piel. De esta manera, la luz actúa como un bisturí inteligente y barre todas las estructuras indeseables o lesiones oscuras de la piel.

El fotorejuvenecimiento reduce el tamaño del poro y la profundidad de las arrugas, ayuda a sintetizar nuevo colágeno en la dermis, reduce las manchas tanto marrones como rojas y mejora la textura de la piel. El procedimiento se realiza sin necesidad de bajas laborales y en varias sesiones de aproximadamente 30 minutos. El paciente debe acudir al tratamiento preferiblemente sin maquillaje o sin autobronceador en la zona donde elija realizarlo. Acto seguido se coloca una pequeña cantidad de crema anestésica para mayor comodidad de la sesión, una vez actúa, se limpia la piel y se coloca un antifaz para protección ocular y un gel conductor. Luego se realiza el tratamiento mediante luz, terminando con la limpieza nuevamente de la cara.

Las sesiones se repiten según indicación del médico y los resultados se observan desde la primera sesión. Es recomendable realizar entre 3 y 6 sesiones varias veces en la vida. Se debe tener precaución especial de no realizar el tratamiento en la piel recientemente bronceada y fuertemente pigmentada. También se ha de tener cuidado con no realizar el procedimiento en una piel manchada o cubierta por un autobronceador. Posteriormente a la sesión de tratamiento surgen pequeñas escamas o costras que se van secando y desprendiendo entre 1 y 3 semanas después de la sesión. Algunas de las zonas tratadas pueden quedar más oscuras o claras durante un tiempo, cambios todos ellos normalmente transitorios.

El fotorejuvenecimiento es un sistema idóneo para tratar la piel, eliminar las consecuencias del paso del tiempo y la exposición solar sin tiempos de baja.

También, se aplica la microdermoabrasión como complemento ideal de esta terapia. Es ideal recomendar un tratamiento de hidratación el día anterior o el mismo día de la luz pulsada. Nos permite preparar muy bien la piel, aportando el nivel de hidratación necesaria. De esta forma, una vez finalizada la sesión de luz pulsada, la piel se regenera más fácilmente y se verá luminosa y radiante mucho más que antes.

Para tratar las afecciones anteriormente descritas, te recomendamos:

Acné:

Ipl, máscaras, peeling, microdermo y micropeel.

Rosácea: 

Ipl.

Hiperpigmentacion:

Ipl y peeling.​

Antiage: 

Fotorejuvenecimiento (ipl), radiofrecuencia, electroporación, peeling y tratamientos a base de productos naturales.

In Life Spa mujer rosácea
In Life Spa mujeres con piel sana
Contrata nuestros servicios, ubícanos en:
Mendoza 851, Neuquén